• admin
  • julio 06, 2021
  • No hay comentarios

Sin embargo, ¿qué dice la evidencia empírica sobre estas conclusiones? La primera respuesta es que Ecuador NO ES UN INFIERNO FISCAL, segundo y más importante, que aquellos países que se los puede considerar como tal, muestran un desarrollo considerablemente más alto que los países que no cobran “altos impuestos”. Por tanto, la verdadera incógnita no debe ser la escueta reflexión sobre si el Ecuador es un infierno fiscal, sino sobre la persistencia en impedir que el país tenga una estructura fiscal progresiva que permita el desarrollo de sus habitantes.

Si
se realiza un análisis del peso de los impuestos a las personas como
porcentaje del PIB y el Índice de Desarrollo Humano en los países que
componen la OCDE[1]
-y agregando a Ecuador- en el año 2019 se observa una alta correlación
positiva (0,69) estadísticamente significativa. En efecto, mientras más
alta es la representación del impuesto a las personas como parte del PIB
más alto es el desarrollo de los países y viceversa. Esta es la
característica de países como Dinamarca, Islandia, Noruega, Suiza e
Irlanda. Por otro lado, países de América Latina y el Caribe como Chile,
Colombia, México y también Ecuador exhiben el menor nivel de desarrollo
y, al mismo tiempo, menos peso de impuestos a las personas como
porcentaje del PIB. Nuestro país, como muestra el Gráfico 1 es el que
peores números tiene, incluso por debajo de países considerados como los
representantes del neoliberalismo (Chile y Colombia).

Gráfico 1. Correlación IDH – Impuesto a las personas/PIB, 2019. N=36.

Fuente: OCDE-SRI.

Elaboración: Propia.

Esa
misma comparación se realizó entre el peso del impuesto a las
corporaciones como porcentaje del PIB y el IDH pero no se evidenció una
correlación alta y tampoco significativa. Por consiguiente, es en los
impuestos a las personas que se juega el desarrollo de los países. No
obstante, eso no implica de ninguna manera que en Ecuador el peso del
impuesto de las corporaciones sobre el PIB sea comparativamente más
alto, pues de 36 países se encuentra en el puesto 32. Una forma más
adecuada de ver dicha situación es una comparación entre Ecuador y un
país seleccionado, en este caso: Noruega.

El
Gráfico 2 muestra claramente cómo el peso de los impuestos en Noruega
como porcentaje del PIB es considerablemente más alto que en Ecuador,
tanto en personas como sociedades jurídicas. De igual forma, se observa
que en Noruega el peso en las personas es más alto que en las empresas,
lo inverso ocurre en Ecuador, con niveles que no superan el 2% del PIB
entre 2002 y 2019, mientras que en Noruega supera el 6% en el caso de
empresas y el 10% en el caso de las personas.

Gráfico 2. Estructura impositiva de personas y sociedades como porcentaje del PIB en Ecuador y Noruega 2002-2019.

Fuente: OCDE-SRI.

Elaboración: Propia.

Desde
luego, esto puede dar lugar a considerar que los impuestos deben ser
altos sin considerar el nivel de ingresos. Nada más alejado de la
evidencia. Los impuestos a las grandes fortunas han sido recurrentes en
estos países, antes de la pandemia y aún más con su llegada.[2]
En un análisis de la CEPAL se observa que el promedio de impuestos
pagados como porcentaje del total de ingresos de los más ricos en la
Unión Europea alcanza el 21,3%; en Ecuador este nivel tan solo alcanza
el 3,4%.[3]
En casos como los de Dinamarca, el percentil 75 (más rico) paga un
total del 33,4% en 2015 de impuestos directos en comparación con el
total de sus ingresos.

Con
estos resultados se concluye que el Ecuador no es un infierno fiscal y,
más importante, que aquellos países con altos impuestos a los más ricos
son los que más desarrollo generan para sus habitantes. Si el Ecuador
quiere desarrollarse es imprescindible cobrar impuestos a las grandes
fortunas en tanto personas y corporaciones. En este último caso se
observa que los Grupos Económicos más ricos tan solo pagan el 2,64% en
impuestos directos en comparación a sus ingresos, si se aumenta al 3% de
sus ingresos se obtendrían USD 121 millones adicionales[4] y si los ultra ricos pagan el 30% de sus ingresos personales se obtienen USD 132 millones más.[5]

Desde
luego, se dirá que no se considera la estructura de costos y gastos de
los ultra ricos, pero considerando que este nivel no es consistente
porque este grupo también es el que más paraísos fiscales tiene.[6]
Así mismo, con la aprobación de la Ley de Simplificación Tributaria, no
se dudó dos veces en aplicar este proceso a las microempresas,
haciéndoles vivir a estos sí un “infierno fiscal”, mientras que los
ricos a más de tener los clásicos paraísos fiscales también tienen una
serie de concesiones en el Ecuador.


[1] Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

[2] Ver: https://coyunturauceiie.org/2021/01/12/impuesto-permanente-a-las-grandes-fortunas-en-ecuador-generaria-mas-de-usd-4-mil-millones/

[3] Ver: https://coyunturauceiie.org/2020/10/18/cuanto-pagan-por-impuestos-las-elites-economicas-en-ecuador/

[4] https://coyunturauceiie.org/2021/06/24/ecuador-los-ultra-ricos-son-los-que-mas-paraisos-fiscales-poseen-concentran-el-34-del-total/

[5] https://coyunturauceiie.org/2020/10/18/cuanto-pagan-por-impuestos-las-elites-economicas-en-ecuador/

[6] https://coyunturauceiie.org/2021/06/24/ecuador-los-ultra-ricos-son-los-que-mas-paraisos-fiscales-poseen-concentran-el-34-del-total/




Fuente: aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *